cargando
Electricista Matriculado las 24 horas
Electricista Matriculado las 24 horas
Post Image
02 Abr, 2021
Posted by EM
0 comment

Electricidad: cómo llega a nuestras casas

Entre las preguntas que nos surgen acerca del funcionamiento de las cosas, una es sobre la electricidad: ¿cómo llega a nuestras casas? De por sí se trata de un recurso ciertamente abstracto, invisible, intangible. Será por eso que despierta más fascinación y curiosidad.

¿Cómo llega la electricidad a nuestras casas?

Producir la energía

Lo primero que tenemos que saber, para conocer el recorrido de la energía eléctrica hasta nuestro interruptor, es que existen dos clases de energía:

Primaria: es aquella que se encuentra en la naturaleza. Las fuentes de energía primaria pueden ser renovables (sol, agua, viento) o no renovables (petróleo, carbón, gas).

Secundaria: es la que se obtiene transformando la energía primaria. La energía eléctrica es un ejemplo de energía de tipo secundaria. Debemos producirla, encontrando primero una fuente de energía primaria. Así, por ejemplo, de las fuentes renovables obtendremos energía eólica, hidráulica, solar fotovoltaica, solar térmica, mareomotriz o de biomasa. Entretanto, de las no renovables, tendremos, entre otras, energía nuclear.

 

Transportar la energía

Una vez generada la energía, sea cual fuere su fuente, deberemos transportarla. Para esto se tendrá que transformar y aumentarle la tensión, de manera que se pierda la menor energía posible. En este paso intervienen los centros de transformación. La energía eléctrica recorre así largas distancias por cables gruesos que pasan a través de las torres de transmisión, que son las que vemos junto a las rutas y autopistas.

Generada y transformada, la energía estará lista para transportarse a los centros de distribución, que a su vez la conducirán hasta los puntos de consumo. De esta etapa se ocupan las empresas distribuidoras eléctricas, así como de mantenimiento de la red de distribución.

Electricidad: cómo llega a nuestras casas. Foto de una central eléctrica de alto voltaje.
Parte de una central eléctrica.

Llegada a la localidad que hará uso de ella, la energía debe volver a bajar el voltaje en las denominadas subestaciones transformadoras. Pasada la energía de voltaje alto a voltaje medio bajo, se podrá transportar por las calles a través de cables elevados o subterráneos.

Las empresas distribuidoras suelen operar en áreas geográficas específicas sin superponerse unas a otras y bajo el control del Estado a través de sus órganos de contralor.

 

Comercializar la energía

En la última etapa del itinerario de la energía hasta nuestros hogares, se encuentran las compañías eléctricas

 

El autoconsumo

El proceso que hemos visto hasta aquí corresponde a una forma de generación y distribución de energía a gran escala, desde un proveedor/distribuidor a los usuarios. Pero recientemente y a partir de la difusión de las energías sustentables, se ha generado un proceso alternativo: consumir e incluso generar la propia energía, con independencia de la red eléctrica.

En algunos puntos de la Argentina ya existen empresas o cooperativas de provisión de energía que están llevando adelante la instalación de paneles solares en domicilios particulares. En lo inmediato, los usuarios reducirán el consumo de la energía de red, sustituyéndola por energía solar y gratuita. A mediano y largo plazo, los usuarios serán capaces no solo de prescindir de la electricidad de red, sino incluso de transformarse en proveedores de las distribuidoras, cuando sus paneles generen un excedente.

 

La historia detrás de cómo llega la electricidad a nuestras casas

El antecedente histórico del camino que relatamos hasta aquí no se remonta tan atrás en los años. Nos situamos en el siglo XIX. El serbocroata Nikola Tesla comenzó a investigar acerca de la generación y transmisión de electricidad de corriente alterna, como alternativa a la corriente continua, imperante hasta el momento.

Tesla trabajó junto a Westinghouse en el desarrollo de la tecnología que permitió llevar la electricidad a hogares e industrias. Fue precisamente dicha compañía, a través de los diseños de Gaulard y Gibbs, la que desarrolló los transformadores, piezas fundamentales en el transporte de la energía hasta las zonas más distantes de las centrales generadoras.