cargando
Electricista Matriculado las 24 horas
Electricista Matriculado las 24 horas
Post Image
07 Abr, 2021
Posted by EM
0 comment

Tesla: electricidad sin cables

¿Es posible distribuir electricidad sin cables? Nikola Tesla creyó que sí y murió investigando la manera de concretarlo. En la actualidad, una empresa retomó su proyecto y ya está trabajando en hacerlo realidad.

Tesla y la electricidad sin cables

Si hay una personalidad fascinante en la historia de los inventos es la de Nikola Tesla, un brillante científico que se asentó en los Estados Unidos en 1884. Con solo 28 años de edad, Tesla ya había trabajado en compañías eléctricas y teléfonicas en Europa y viajó a América para trabajar con otro inventor conocido: Thomas Alva Edison.

 

Tesla: electricidad sin cables

De la corriente alterna a la electricidad sin cables

Edison fue quien llevó el uso de la energía eléctrica al ámbito doméstico. A través de la corriente continua fue capaz de llevar adelante el alumbrado público y de iluminar el interior de los hogares. Sin embargo, la corriente continua era ineficiente y cara.

Tesla encontró en la corriente alterna la solución a aquel problema. Su método era más eficiente y económicamente rentable. Así que tras superar a su par americano, que no resultó un buen perdedor, Tesla siguió su camino. Eso sí: con más prestigio y suficiente dinero como para solventar algunas investigaciones. Aunque nunca tuvo perfil de empresario. Mientras sus pares de la época hacían negocios, Nikola renunciaba generosamente a la mayor parte de sus regalías.

 

Tesla vs. Marconi: la carrera tecnológica

La siguiente batalla científica de Tesla fue contra Guglielmo Marconi.

Tesla pretendía revolucionar el sistema de las telecomunicaciones de manera inalámbrica. “Un dispositivo barato, no mayor que un reloj, permitirá a quien lo lleve escuchar en cualquier lugar —ya sea en tierra o en el mar— música o canciones, el discurso de un líder político, las palabras de un eminente científico o el sermón de un clérigo elocuente, que habrán sido pronunciados en algún otro lugar, aunque sea distante. De ese modo cualquier imagen, símbolo, dibujo o impresión podrá ser transferida de uno a otro lugar. Millones de esos dispositivos podrán operar desde una estación como esta”.

El inventor serbio predijo así, hace más de 100 años, la Internet, la televisión, la radio y la telefonía celular. En 1901, el financiero J. P. Morgan invirtió U$s 150.000 en la construcción de la torre de Wardenclyffe, ante la promesa de que “En cuanto esté terminado, un hombre de negocios de Nueva York podrá dictar instrucciones y estas aparecerán transcritas al instante en sus oficinas de Londres o cualquier otro lugar”.

Tesla: electricidad sin cables. Foto antigua de la torre de Wardenclyffe.
Torre de Wardenclyffe, luego conocida como "Torre de Tesla".

La electricidad sin cables cae ante las telecomunicaciones

Pero para agosto de 1901, Marconi consiguió transmitir señales de radio entre Francia e Inglaterra, y la construcción de la torre de Wardenclyffe aún no había sido iniciada. Tesla dobló la apuesta: además de todo lo prometido, la torre transmitiría electricidad sin cables. Para lograrlo, ésta debía ser el doble de alta de lo proyectado, pero Morgan esta vez no lo acompañó. A dos meses de iniciada la obra como se había diseñado originalmente, Marconi logó su segundo éxito: transmitió la letra “S” en clave Morse desde Inglaterra hasta Canadá.

Por ambicioso que era el proyecto de Tesla, los inversores prefirieron los logros concretos de Marconi. De manera que el serbio continuó por un breve tiempo sus investigaciones, sin obtener fruto alguno. Terminó desbordado de deudas y la torre, demolida.

No obstante, en el camino Tesla avanzó en varios descubrimientos. Creó la bobina, con la que logró encender una lámpara a corta distancia mediante la creación de un campo electromagnético y fue el primero en patentar un artefacto a control remoto, entre otras cosas.

La electricidad sin cables en el presente

En la actualidad la figura de Tesla es muy valorada, así como sus investigaciones. Por ahora las formas de electricidad sin cables son a través de inducción electromagnética y resonancia. Por diversas razones su uso no ha podido hacerse generalizado: en algunos casos riesgos para la salud humana o para los mismos artefactos; dificultades en la estandarización de dispositivos para que funcionen con esta tecnología; generadores muy grandes e incómodos, etc.

Pero estas circunstancias solo parecen pasajeras. Varias empresas están abocadas a continuar exitosamente el camino de Nikola Tesla.