cargando
Electricista Matriculado las 24 horas
Electricista Matriculado las 24 horas
Post Image
30 Mar, 2021
Posted by EM
0 comment

Aire acondicionado y COVID-19

El uso de aires acondicionados se ha extendido tanto para invierno como para verano, pero ¿es seguro? ¿Aumenta el riesgo de contagio cuando combinamos aire acondicionado y COVID-19?

En lo que refiere a la pandemia mundial de coronavirus, los aires acondicionados adquieren relevancia por la vía de transmisión conocida como “aerosoles”. Los aerosoles son partículas de virus que están en el aire. Evidentemente se vuelven más peligrosas cuando permanecen en lugares cerrados, con poca ventilación y presencia de personas. Por eso las autoridades sanitarias recomiendan mantener los ambientes abiertos y ventilados mientras sea posible.

Con este artículo no pretendemos generar pánico sino todo lo contrario. No hace falta dejar de usar el aire acondicionado si aprendemos a hacerlo responsablemente.

 

Aire acondicionado y COVID-19

La relación entre los equipos de aire acondicionado y el coronavirus, dependerá en gran medida del tipo de artefacto al que nos refiramos:

 

Equipos con renovación de aire

Estos modelos de aire acondicionado tienen tomas de aire exterior, haciendo que éste circule y se vaya renovando progresivamente. Además, suelen venir provistos de filtros anti virus y bacterias. Los filtros  se miden en MERV, que es la capacidad de retener pequeñas partículas. La escala va de 1 a 20 MERV, siendo 1 lo menos eficiente y 20 lo más.

Los sanatorios habitualmente tienen equipos superiores a 14 MERV. Los quirófanos y aviones usan filtros HEPA (High Efficency Particulate Air Filters), que son los más eficientes. Eliminan hasta el 99,97% de bacterias y virus.

 

Aire acondicionado tipo Split

Son aparatos sin renovación de aire. Por eso deben usarse con mayores precauciones para prevenir los contagios. Básicamente estos equipos funcionan reciclando siempre el mismo aire que queda en el interior del recinto en cuestión desde cerradas puertas y ventanas. Incluso pueden contribuir al desplazamiento de los aerosoles.

Sus valores MERV, están entre los 8 y los 13. Comparativamente bastante inferiores que los sistemas antes descriptos. Para colmo de males, no pueden adaptarse a un filtro HEPA.

Mantener los ambientes ventilados

Lo que debemos tratar de hacer para prevenir la concentración de COVID-19 es renovar el aire interior. En otras palabras: hacer ingresar a los espacios aire puro de afuera, mientras sale el aire viciado de adentro. Por eso se recomienda generar alguna corriente de aire interna. A veces basta con abrir levemente dos ventanas enfrentadas. En otros casos, especialmente si afuera hace mucho frío y usamos el aire para calefaccionarnos, se puede pensar en abrir periódicamente y volver a cerrar.

Aire acondicionado y COVID-19. Foto de una mujer con barbijo abriendo una ventana.
Mantener siempre los ambientes ventilados.

Aire acondicionado y coronavirus: qué recomienda la OMS

Ante todo resultaría prudente evaluar la posibilidad de aclimatarnos sin recurrir al aire acondicionado. Si las temperaturas no son demasiado extremas, tal vez podamos refrescarnos abriendo ventanas y desabrigándonos, o mantenernos calientes poniéndonos un abrigo. A la vez esto será útil para ahorrar energía.

Si lo anterior no es posible, podemos:

Configurar el aparato a modo ahorro de energía, para que aumente el uso de aire exterior, que en algunos casos puede llegar a un 100%.

– Mantener los ambientes ventilados.

Conservar el filtro del aire limpio para un mejor funcionamiento.

– Encender el aire dos horas antes de la ocupación del espacio y apagarlo dos horas después, para asegurar la climatización del lugar.

– Para evitar la irritación de las vías aéreas superiores e inferiores, se recomienda mantener los espacios a una temperatura de entre 24 y 26° C y a una humedad de entre el 45% y el 64%.

– Intercalar la función ventilación del aire.

– Apuntar las paletas del aire acondicionado a direcciones donde no se dirijan  específicamente a ninguna persona.

– Acompañar todas las medidas anteriores con el uso permanente de barbijos o tapabocas, mantener la distancia de 2 metros entre personas y lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.